AJO NEGRO


Dicen que evoca el umami, ese quinto sabor del mundo asiático.

El origen del ajo negro se sitúa en Corea, aunque rápidamente se extendió por Tailandia y Japón, para saltar más tarde a otros continentes. 

 

A Estados Unidos le confirieron la condición de superalimento. Los americanos no tardaron en destacar sus propiedades antioxidantes, estimulantes y beneficiosas para el tránsito intestinal, entre otras bondades. 

 

Así es como finalmente llegó a Europa, donde se ha convertido en un alimento común dentro de muchos hogares. 

 

La tuya puede ser la próxima, ya que tiene numerosos beneficios, se integra bien en la dieta y es fácil de encontrar.

¿Cómo se hace el ajo negro?

 

Si te imaginas a los cosechadores de ajo negro, nada más lejos de la realidad. 

 

Se trata de una variante del ajo común, obtenida mediante un proceso de fermentación muy lento. 

 

El bulbo se somete durante semanas a calor constante en condiciones de humedad (reacción de Maillard). 

 

El resultado es un ajo oscuro, con un tamaño ligeramente reducido, de textura gomosa y blanda.

 

Al dejarlo oxidar, su gusto también se modifica sustancialmente, por lo que se hace ligeramente dulce y ácido. 

 

Y lo mejor de todo: es menos oloroso y no repite.

 

Beneficios

 

Algunos nutricionistas recomiendan consumir de uno a tres ajos negros de forma diaria. Esto se debe a los numerosos beneficios para la salud que se le atribuyen, tales como:

 

  • El ajo negro contiene el doble de antioxidantes que el ajo crudo, por lo que se convierte en un aliado para ralentizar el proceso de envejecimiento.
  • Es un alimento rico en proteínas, que contribuyen a conservar la masa muscular.
  • Rico en vitaminas y minerales como el potasio y el fósforo.
  • Rico en fibra, que favorece el tránsito intestinal.

Necesitamos su consentimiento para cargar las traducciones

Utilizamos un servicio de terceros para traducir el contenido del sitio web que puede recopilar datos sobre su actividad. Por favor, revise los detalles y acepte el servicio para ver las traducciones.